QUE ES LA ASOCIACIÓN | SOLICITUD DE INFORMACIÓN | ASÓCIATE

LOCALIZACIÓN | CONTACTO | ACCESO ASOCIADOS

Si no tiene datos de acceso ponganse en contacto con nosotros a través de la sección "Solicitud de Información".

Acceso privado de Asociados

     usuario: 
  contraseña: 

Actualidad Noticias

Noticias | ACTUALIDAD


Publicado el Decreto que regula los apartamentos y viviendas de uso turístico


El día de 1 julio entrará en vigor el Decreto 36/2018, de 29 de mayo (DOCLM. nº 113), por el que se regulan los apartamentos turísticos y las viviendas de uso turístico en Castilla-La Mancha.


Sin perjuicio de que se puede recabar más información del Servicio de Licencias y Autorizaciones de la AHT (Francisco Orgaz, administracion@hosteleriadetoledo.com), a continuación se desglosan algunas de las cuestiones más relevantes de dicha normativa.


Dos son las figuras que regula el Decreto, por un lado los “apartamentos turísticos” (AT) y, por otro, las “viviendas de uso turístico” (VUT). Los primeros se definen como inmuebles integrados por dos o más unidades de alojamiento, destinados al alojamiento turístico de modo habitual, mediante contraprestación económica. Mientras que las segundas son pisos, casas, chalés o inmuebles análogos, que en su totalidad se ceden a terceros de forma habitual con fines de alojamiento turístico a cambio de precio. En ambos casos, deben contar con las instalaciones y equipamiento exigido por la norma y en condiciones de ser ocupados y usados de forma inmediata.


La “unidad de alojamiento” es la pieza independiente de un apartamento para uso exclusivo y privativo del turista, compuesto como mínimo por salón-comedor, cocina, dormitorio y cuarto de baño. El “estudio” es la unidad de alojamiento en donde el dormitorio está integrado con el salón-comedor y la cocina, además de contar con cuarto de baño independiente. La vivienda de uso turístico deberá contar, al menos, con un salón-comedor , cocina, dormitorio y cuarto de baño.


Según sus características los apartamentos turísticos podrán adoptar las modalidades de “bloque” o “conjunto”. En la primera se encuentran los ubicados en la totalidad de un edificio o parte independizada del mismo, con accesos y escaleras de uso exclusivo. En la segunda, se incluyen los integrados por un complejo de edificaciones contiguas de similares características arquitectónicas que dispongan de accesos e instalaciones comunes.


Los apartamentos turísticos se clasifican en cuatro categorías identificadas con 4, 3, 2 y 1 llaves, sin embargo, las viviendas de uso turístico son de categoría única. En ambos casos, los alojamientos deben cumplir los requisitos mínimos que se establecen en el Decreto, y disponer de la correspondiente placa identificativa con las iniciales AT y VUT respectivamente.


Además, las viviendas de uso turístico deberán acreditar que los estatutos de la comunidad de propietarios en las que se ubican no prohíbe expresamente la actividad de alojamiento turístico.


Se considera que existe “habitualidad” cuando se facilite alojamiento en dos o más ocasiones por anualidad, publicitándose el apartamento o la vivienda en cualquier canal de comercialización propio o de tercero. Tanto unos como otras, realizando la actividad de alojamiento turístico de modo habitual en los términos regulados por el Decreto, no podrán utilizarse como residencia permanente ni con cualquier otra finalidad distinta del uso turístico.


Tanto los AT como las VUT deben cumplir con las normas sectoriales de aplicación en diferentes materias, entre ellas, las relativas a habitabilidad, seguridad, prevención de incendios, registro de viajeros, etc.


La capacidad máxima de un apartamento turístico será de dos plazas en cada dormitorio, además de dos plazas en camas convertibles en el salón. La capacidad máxima de un estudio será de 4 plazas, dos de ellas en camas convertibles.


La capacidad de la vivienda turística no podrá ser superior a la establecida en la licencia de primera ocupación o documento similar, con un máximo de 12 plazas, que se determinan por el número de camas existentes en el dormitorio y por el de plazas convertibles con las que cuente. En ningún caso podrán instalarse más de 2 plazas en el salón comedor y 4 plazas en los dormitorios, de las cuales 2 deberán serán camas.


Antes del inicio de la actividad y de cualquier tipo de publicidad, las empresas o titulares de la explotación de los apartamentos turísticos y de las viviendas de uso turístico, deberán presentar la correspondiente declaración responsable de inicio de actividad, conforme a los modelos oficiales que se incluyen en el Decreto. También deberán comunicarse las modificaciones o reformas que puedan afectar a la clasificación, así como, los cambios de titularidad, de denominación, cese de actividad, etc.

 

Los precios por la estancia en AT y VUT son libres y deben gozar de la máxima publicidad. El Decreto establece un régimen específico sobre las reservas, anticipos, cancelaciones, comienzo y terminación del servicio, etc., que se aplica con carácter subsidiario al pacto entre la empresa o el titular de la explotación y el cliente.


En toda publicidad, actuación de promoción o de comercialización de las viviendas de uso turístico, deberá aparecer el código de inscripción en el Registro de Empresas y Establecimientos Turísticos de Castilla-La Mancha. Dicho código también deberá aparecer en todas las comunicaciones de confirmación de reserva que efectúen los apartamentos y viviendas turísticas a sus clientes.


Se establece la obligación de expedir factura conforme a la normativa general de aplicación y el pago de la estancia se hará en forma convenida, o en su defecto, al momento en que la factura sea presentada.


Los Servicios de Inspección de la Consejería competente en materia de turismo, ejercerán las funciones de comprobación y control del cumplimiento de lo establecido en la presente norma. El régimen sancionador aplicable a los AT y a las VUT se rige por lo dispuesto en el título IX de la Ley 8/1999 de 26 de mayo.


Por último, solo resta señalar que los apartamentos turísticos que vengan realizando su actividad antes de la fecha de entrada en vigor del Decreto, disponen de un período transitorio de 2 años para adaptarse a los requisitos establecidos en el mismo. El plazo de adaptación para las viviendas de uso turístico es de un año.


Sin perjuicio de lo señalado en el párrafo anterior, los apartamentos y viviendas turísticas que actualmente vienen ejerciendo la actividad están obligados, si no lo han hecho, a presentar ante la Administración Turística la correspondiente declaración responsable de inicio de actividad.






OFICINA PRINCIPAL
Paseo de Recaredo, 1
45002 TOLEDO

Tfno. 925 228858
Fax 925 223422
info@hosteleriadetoledo.com